• Jose O. Sala
  • junio 5, 2019

El Malevaje extrañao..

Se miró al espejo, repasando su peinado a la “gomina”… y acomodó el pañuelo, impecablemente blanco, alrededor del cuello. Pensó en ella…
-Me estás volviendo loco, muñeca… Si a penas hace días que te he conocido y ya no puedo dejar de pensar en vos!…

Se limpió los zapatos arrastrando el pie sobre el pantalón de la otra pierna, y después de un último toque, se encaminó hacia el patio del conventillo. Abrió la puerta y salió. La tarde cortaba camino entre las luces que se iban encendiendo y la luna, parecía una inmensa farola escalando el cielo matizado de distintos tonos de azules, rojos y dorados.
Doña Clara no pudo menos que dar una exclamación al verlo:
-Hay, Damián!… Afeitao y todo!…
-Qué pasa, ‘ña Clara?… Me veo guapo?…
-Seguro que sí, Damián… Te conozco de chico y nunca te había visto tan elegante!… Perfumao y todo!…
-Es que voy al patio de don Diego, acá nomás, pero quiero estar presentable…
-Hay fiesta?…
-Hay mateada, música y baile!…
-Cuidate Damián… que en lo de Diego a veces se forma…
-Descuide, ‘ña Clara… Ya no estoy para esos menesteres… Alguien me espera y nomás la encuentre nos iremos a lo de su cuñao…
-Así es la cosa?… Estás enamorao!… Cómo has cambiao, muchacho!…

Malevaje
Tango
Enrique Santos Discépolo – Juan de Dios Filiberto

Decí, por Dios, ¿qué me has dao,
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy?
El malevaje extrañao,
me mira sin comprender…
Me ve perdiendo el cartel
de guapo que ayer
brillaba en la acción…
¿No ves que estoy embretao,
vencido y maniao
en tu corazón?

Te vi pasar tangueando altanera
con un compás tan hondo y sensual
que no fue más que verte y perder
la fe, el coraje,
el ansia ‘e guapear.
No me has dejao ni el pucho en la oreja
de aquel pasao malevo y feroz…
¡Ya no me falta pa’ completar
más que ir a misa e hincarme a rezar!

Ayer, de miedo a matar,
en vez de pelear
me puse a correr…
Me vi a la sombra o finao;
pensé en no verte y temblé…
¡Si yo, -que nunca aflojé-
de noche angustiao
me encierro a yorar!…
Decí, por Dios, ¿qué me has dao,
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy?

0 Comments

Leave a comment

>