Autobiografia

CUANDO LLEGUÉ A BUENOS AIRES ME SENTÍ MAS SÓLO QUE NUNCA!

Desde muy pequeño comencé a tener inclinaciones por la música, hijo de músico, lógicamente me tiraba la sangre… A los 8 años inicié los estudios de música, elegí violín, instrumento que me gustaba muchísimo; mi primer maestro fue el Profesor Ernesto Benítez, un gran Maestro, del cual conservo siempre el más grato de los recuerdos.

A los 13 años, cuando ya cursaba el 5º año de violín ya empezaron mis inquietudes artísticas; empecé a soñar con Buenos Aires, me atraían enormemente las grandes orquestas porteñas, en ese entonces eran firmes carteles de nuestra música típica los maestros Francisco Canaro y Roberto Firpo.

Así… ,mis sueños tomaron alas… escribí algunas composiciones, edité mi primer tango poco tiempo después, el cual titulé “Se fue valentino”, en homenaje a aquel gran actor Rodolfo Valentino, que fue el ídolo del cine mudo.

No pude resistir por mas tiempo la tentación de conocer Buenos Aires… tenia allí unos tíos… conseguí su dirección y preparé el plan… ¡Yo tenía que ir a Buenos Aires!… Poco importaba lo demás.

Así, recuerdo que salí un martes a la tarde a dar mi lección de violín… Ese día llevaba el dinero para pagar la mensualidad a mi Maestro… Me encaminé hacia la academia caminando despacito… despacito… con el pensamiento fijo en Buenos Aires… llegué hasta la puerta de la academia…, y justo allí tomé la decisión… . Me volví sobre mis pasos… caminé apresuradamente… nerviosamente. Con el violín y los libros bajo el brazo llegué hasta la vieja estación Sunchales.. . Pregunté: ¿A que hora hay tren para Buenos Aires?… . A las seis de la tarde –me dijeron-; ¿cuanto cuesta el pasaje?.. (volví a preguntar) y si mal no recuerdo me dijeron $ 11,05. Yo tenía los $ 10.- que debía abonar a mi Maestro por sus lecciones, y tres pesitos mas que había ahorrado de moneda a moneda… . No lo pensé ni un segundo. Saqué boleto, pregunté cual era el tren y me ubiqué bien acurrucadito en un asiento de segunda clase. Quería esconderme por si alguien que me conociera pudiera sorprenderme y entonces malograr mis planes. Afortunadamente llegó la hora de salida del tren y cuando dejamos atrás la vieja estación Sunchales, recién pude respirar con un poco de tranquilidad.

Así fue realmente mi primera incursión en la música típica… . Durante todo el trayecto iba haciendo planes, soñando… Sin pensar en el terrible disgusto que daría a mis queridos padres… especialmente a mi viejita querida (que Dios la tenga en la gloria)… Llegué a Buenos Aires a las 10:30 de la noche… Se figuran ustedes mi estupor al ver aquella monumental estación Retiro, con un mundo de gente que iba y venía, alegría de los que se reencontraban… risas… comentarios… bullicio…todo eso era impresionante para mi que apenas tenía 13 años y que jamás había salido de Rosario…

Me encontré mas solo que nunca…, creí caer en un precipicio…, pero mis sueños, mis ansias fueron ganando fuerzas en mi espíritu…, y apuré mis pasos hasta la calle. Pregunté a un agente que tranvía podía tomar para llegar a la calle Loria al 1500. Poco después llamaba a la puerta de la calle insistentemente, pues esa hora avanzada de la noche me hacía suponer que ya estarían todos durmiendo… Pocos minutos bastaron para que se abriera y me encontrara sorpresivamente frente a mi tía… Casi se desmaya de la impresión. Las escenas siguientes se la figurarán ustedes pues sería esto interminable.

Sí tía, he venido a Buenos Aires para trabajar con la música… Papá no sabe que estoy aquí, pero ahora mismo le escribiré… yo no voy mas a Rosario… Mañana mismo buscaré trabajo y me quedaré con ustedes… Siguieron las razones por la cual mis tíos se oponían, pero finalmente gané yo, me quedé. A los dos días de estar allí apareció un aviso en un diario de la mañana pidiendo un violinista. Me hice acompañar por un primo y me presenté. Era el Maestro Albariño que tenía que debutar en un Café de Parque Patricios y necesitaba un violinista. Me dijo que yo era muy pibe… Yo le dije que si me tomaba me haría en seguida un traje con pantalones largos. Entonces me citó para un ensayo a las 15 de ese mismo día. Fui, ensayamos un par de horas, y quedé incorporado a ese conjunto.

Actuamos en ese Café dos meses… En ese tiempo fue que se popularizó enormemente el tango de Canaro “Sentimiento Gaucho”.

Durante mi actuación en el Café, conocí a un gran músico y director de bandas y orquestas de Jazz: José V. Leone; con él hice una gran amistad y me llevó a tocar a varias fiestas por la Provincia de Buenos Aires, luego me enseñó la batería, lo cual me resultó fácil porque yo tocaba ya el tambor, que me había enseñado en Rosario el querido Maestro Pedro Cigno.

Hice muchas Romerías como baterista… y ya casi me dedicaba por completo a ese instrumento… Así conocí al Maestro Pedro Polito, autor de muchos éxitos, y me habló para ingresar en un gran conjunto Típico y Jazz para actuar un mes en la ciudad de Pergamino con motivo de la inauguración de un gran Cine Teatro de aquella ciudad. Acepté el contrato y debutamos en aquella ciudad. Nos tocó en ese debut ejecutar la música sincronizada de la película tan famosa e impresionante de Lon Chaney “El fantasma de la Opera”, que ustedes recordarán fue un éxito sin precedentes.

Al poco tiempo de estar en Pergamino… un día llegó mi padre… vino a verme… y a proponerme el regreso a Rosario… que tenía yo posibilidades de entrar en un cine… y que pensara en la familia… en mi madre… en mis hermanos… y así… me convenció.

Le prometí que al finalizar el contrato que tenía con el Maestro Polito, en vez de seguir a Buenos Aires, me volvería a Rosario. Cumplí mi palabra. Muy a pesar mío. Porque eso significó un adiós a mis aspiraciones.

JOSE GUENNA – ORQUESTA MAYO- FINALMENTE LA TIPICA, LA RADIO Y EL CINE

Fue en el año 1927 cuando regresé a Rosario y empecé a trabajar siempre como baterista en el cine Modelo, cito en Jujuy y Bv. Oroño, cuya empresa luego construyó el hoy famoso Cine Teatro Real.

Allí actué con el Maestro José Guenna, con quien inicié de inmediato los estudios de piano; así fue como poco a poco me fue ganando este instrumento, pues cuando dejé mi puesto en el Cine para cumplir el Servicio Militar en el año 1930, ya tocaba el piano con el Maestro José Guenna cuando hacíamos los tangos, y recuerdo que integró esa orquesta el famoso bandoneonista Juan Rezzano, hoy en Buenos Aires.

Seguí además componiendo diversas obras y en ese tiempo escribí un fox-trot que fue muy ejecutado y del cual se hicieron nada menos que siete ediciones por cuenta de la editorial Schnaider de la Capital Federal; este fox-trot fue grabado en discos Odeón por la famosa Orquesta de Roberto Firpo que en aquel entonces estaba en todo su apogeo. Su título: “Amor Imperial”.

En 1931, al ser licenciado del ejército, me hice una escapadita a Buenos Aires que no podía olvidar ni quitar de mi mente… Estuve con los amigos de antes, con Leone, Polito, Canaro, Firpo y otros amigos de esa gran ciudad, y fue entonces cuando el Maestro Firpo me dijo porque no me quedaba en esa… Quise hacerlo, pero pensé en mi familia… y no quise ilusionarme más… hubo un momento que quise olvidarme de todos… pero pudo mas el corazón y renuncié a los sueños mas queridos para volver al lado de los míos.

Desde entonces hasta el 1933, formé un pequeño conjunto Típico y Jazz como se usaba antes, y actuaba en los bailes de la ciudad. Se llamó Orquesta “Mayo”.

En 1933 me casé con una simpática morocha de grandes y soñadores ojos, y juntos empezamos la etapa mas importante de mi vida.

Después de mi casamiento que fue en el mes de mayo, debuté ya con mi Orquesta Típica en unas Quermeses que el prestigioso Club A. Rosario Central realizó en el amplio local de calle Corrientes 450 donde tenía su local social.

Después de esa actuación empecé a buscar la oportunidad de actuar en radio; así fue como inicié la lucha para llegar a la Radio, en esa época era LT3 la única que tenía en sus programas algunos pocos conjuntos, entonces fui un buen día y me presenté a su director Don Miguel Galán Carrillo. Luego de expresarle mis proyectos, aspiraciones y deseos de triunfar, este señor que recién conocía, me prometió darme una oportunidad. Me invitó a que volviera dentro de los próximos 15 días. Así lo hice, y volvió a citarme dentro de otros 20 días… Y así empezó la lucha. ¡Costó mucho entrar! ¡Fui tantas veces a LT3!… ¡Subí tantas veces esas escaleras de su edificio que ya estaba desalentado… Había siempre una esperanza… pero tardaba en concretarse. Pero mi esposa me alentaba… me hacía aparecer todo tan fácil… que tonificaban oportunamente mi espíritu abatido…

Pero de tanta constancia logré un día el premio. Una mañana del año 1934 me dice el Sr. Galán Carrillo: -Bueno Sala, afile bien su orquesta que va a debutar el primero… -¿El primero de cuando?- dije yo.. –El primero del próximo mes, venga unos días antes a buscar ubicación en la sala de transmisión y tendrá el horario de su debut…

Podrán imaginarse ustedes cuán grande fue mi alegría… Yo creí que nunca llegaría ese día… ¡Me había sido tan difícil conseguir esta oportunidad!

Así debuté en radio LT3 en 1934… Integraron este primer Conjunto Típico en Bandoneones: Miguel Martino y Moretti, en Violines los hermanos Alma, en Contrabajo el padre de los Alma, en Piano yo y como Vocalista un chico del interior llamado Alberto Ravel. Ya en el año 1935 se incorporó como Vocalista un gran muchacho que cantó mucho tiempo y que mas adelante integró la Orquesta del amigo Luis Chera; este gran cantor y amigo era Oscar Grassi, que actualmente se ha desvinculado completamente con el ambiente artístico.

Así siguió mi lucha, en busca siempre de superación y consagración definitiva en nuestro medio.

En 1936 tuve la suerte de ser llamado a colaborar en la parte musical de una película que se rodaría íntegramente en Rosario, y a pesar de que era una tarea ardua y sin mayores beneficios materiales, acepté colaborar en bien de la música local, escribiendo varias canciones para este Film que se llamó “Viejo Barrio”, en el cual intervino entre otros destacados elementos, el cantor Fiorentino, Ricardo Faglia, las cancionistas de aquella época Juanita Larra y Argentina Rojas, y la famosa pareja de bailes, José Scudin y Sra.

En la parte musical de ésta primera película sonora local, actuaron muchos destacados músicos rosarinos, integrando una gran Orquesta Típica gigante que ejecutó un tango milonga del cual soy autor titulado “Todavía estás a tiempo”, que bailó la pareja de bailes citada.

Ya en 1936 mi orquesta fue adquiriendo más renombre y jerarquía, fue entonces cuando un gran amigo de todos los artistas rosarinos, Don Amadeo Maliandi, me llamó para que integrara el elenco de LT1. Así pasé a esa importante emisora y allí precisamente descubrimos a Pedro Bassini. Se incorporó a mi Orquesta y nuestra actuación en LT1 significó un gran suceso para nosotros, pues fuimos requeridos nuevamente por LT3 donde volvimos a sus programas en el año 1937.

Ah…! Se me había pasado… Claro amigo cronista que usted me pidió le completara mi vida artística y … privada…

Pues bien, se me había pasado decirles que en el año 1936 tuve el hermoso regalo de un heredero… José Osvaldo se llama y creo que ha de hacer honor al apellido… por ahora puedo decirle que aún no ha cumplido los 16 años y ha compuesto cada Bolero y melodías que … ¡Ojo chicas…! Bueno, pero… volvamos a mi vida… ¿No les parece?

Esa actuación de LT3 se prolongó hasta fines de 1938, en el año siguiente salimos en gira, estuvimos en Córdoba, en diversas localidades del interior y al volver, reaparecimos en 1940 nuevamente en LT3. Siempre buscando la superación, escribía incansablemente, hacía yo mismo mis arreglos, atendía los ensayos siempre con esmero, logrando siempre la mayor disciplina entre mis muchachos, que sin lugar a dudas fue lo que en todas partes elogiaban… Puedo decir a mis queridos lectores, que siempre he tenido en mi Orquesta verdaderos músicos, capaces, inteligentes, cultos, respetuosos y cumplidores, buenos compañeros y mejores amigos, todos sin excepción.

Olvidaba decirles otro pasaje importante de mi vida artística… Casi fue una locura… pero yo soy de un temple de acero… cuando digo lo hago… lo hago! En 1938, a principios de ese año… un grupo de muchachos con muchas ilusiones, me vinieron a visitar en una de mis audiciones radiales… Eran: Miguel Capuano Di Pierre, Américo Restaino y Pedro Bruno, todos del diario “Tribuna”.

-Maestro, tenemos el argumento para un comedia musical- me dijeron. Léala por favor… Creemos que usted es el más indicado para realizarla… Yo los miré con simpatía… Veía en sus ojos… en sus pupilas esa alegría de haber realizado algo… y el deseo de darlo a conocer. Era una empresa difícil… mas que nada porque el público rosarino jamás había prestado apoyo a las obras locales… pero me gustó la iniciativa… y mas que nada, siempre buscando de hacer algo útil para mi querida ciudad, acepté el compromiso… y empecé a trabajar…

Muchas horas de sueño perdí en este montaje de la comedia “Bohemia estudiantil”… muchos tragos amargos también… días interminables de ensayo… de preparar decorados, de encargar detalles de utilería, de encargar la publicidad, de ajustar la obra… de pedir la colaboración de amigos actores y actrices, para llevar adelante la iniciativa… Y así llegó el momento del estreno…

Recuero aún los nombre de aquellos amigos que me acompañaron. Silvia Rubens, Silvia Ballesteros, Roberto De Negri, Amadeo de Fonso (hace poco fallecido), Cesar Campos, Alberto Rivera, Ricardo Valdez, Ricardo Gómez, Pedro bassini, Nobleza Cassini, Rosita Medrano, Miguel Angel Cárcamo y el gran amigo de todos los tiempos Norberto Blesio, que en ese entonces era animador y se hacía llamar Tito Torres. Recuerdan…?

Bueno, queridos lectores, yo no se si algunos de ustedes, fueron a presenciar esta obra… lo que sí puedo decirles es que… una vez más el público de Rosario demostraba su indiferencia a tan enorme esfuerzo… La prensa local comentó elogiosamente esta obra, su música, su argumento, su puesta en escena y la labor de sus intérpretes… pero el público… siguió en su apatía…

Pero eso no nos desanimó… seguimos luchando… volví a consagrarme por entero en mi Orquesta y a mis composiciones, actuando como les decía mas arriba, en LT3 desde 1940 al 43 siempre con gran éxito, actuando como vocalista Pedro Bassini, alternando una vez con el gran amigo Ricardo Valdez, también con la cancionista Evita Castro.

LLEGA LA CIGUEÑA

En 1940… otra agradable visita llegó a mi hogar… nos trajo otro heredero, justamente el 24 de junio… Juan Julio se llama… tiene 12 años y es otra promesa… le gusta escribir… ha compuesto unas letras que… se cuiden los consagrados Guillén, Ottado, Sanguinetti y Expósito… ah! Y con José Osvaldo forman un dúo que … bueno, amigo cronista, aún no hablemos de contratos porque han de pasar todavía por rigurosas pruebas que yo les impongo para mayor garantía de sus éxitos.

Y ahora, volvamos a la vida artística. En los primeros meses del año 1940, en las charlas diaria con mi buen amigo Francisco Plano, nació la idea de instalar una gran academia de música y canto, dotada de los mayores adelantos y comodidades para los aficionados que deseaban prepararse para iniciarse en las actividades artísticas. Nuestra idea fue creciendo y tomando forma y cuando encontramos el local adecuado lo alquilamos y preparamos la academia.

Inauguramos nuestra “Academia Radial Argentina” el 10 de octubre de 1940 en la calle Mitre 765, fue una fiesta extraordinaria, con la presencia de la totalidad de los artistas y músicos de nuestro medio, habiéndose transmitido por LT3 los actos salientes de esta inauguración. De esta academia han surgido muchos valores que hoy han alcanzado gran éxito, recuerdo entre ellos a Pola Warren que actúa con otro nombre en la Jazz “Santa Anita” en LR3 y a Alberto Osuna, que actúa con el nombre de Osvaldo Rivó con la Típica de Tanturi “Los Indios”.

Pero volvamos a las radios… no les parece, amigos lectores?… Bien, en 1944 fui llamado por LT2, que en ese tiempo dirigía un buen amigo mío y de todos los artistas locales, el señor Ottalagano, conocido mas por Correa; actuamos allí pocos meses. Razones ajenas a nuestro compromiso hicieron que ese mismo año volviera con mi orquesta a los programas de LT3.

OTRA VEZ BUENOS AIRES!

Antes de finalizar ese año, volvió a pasar a LT1, donde quedaron inaugurados los grandes bailables MEJORAL. Allí actuamos con Pedro Bassini con singular éxito, hasta mediados de 1945. En esa misma época actuamos en dos ocasiones en la Confitería “El Cairo”, donde recibimos muestras de simpatía de parte del numeroso público que concurría diariamente.

En mayo de 1945… justamente el día 9, otra grata visita llega a alegrar nuestro musical hogar… Nos trajo la simpática cigüeña al “benjamín” de la casa (Aldo Pedro)… Es justamente el que desarma el dúo y destruye las composiciones… pero luego se aprende la letra de una de las más pegadizas… y nos tiene todo el día con esa musiquita… ¿Qué les parece este dulce hogar?…

Bien. Ya en ese año, 1945, me hablaron de la emisora LT8, el Sr. Raúl H. Rosales que estaba en la dirección general de esa onda. Convinimos las condiciones y justamente en diciembre de 1945 debuté con mi orquesta y con Pedro Bassini en LT8.

En el 46, en una audición extraordinaria que hicimos para Radio Belgrano y la primera cadena de emisoras, en un programa de Mejoral en el cual intervino Don Juan José de Zoiza Reilly, y con la presencia del “pioner” de nuestra Radio-telefonía Don Jaime Yankelevich, fui contratado para actuar dos meses en Radio Belgrano, se fijaron los meses de septiembre y octubre del mismo año.

En abril del mismo año se desvinculó de mi orquesta el gran cantor Pedro Bassini, y le siguieron algunos elementos que yo tenía; ellos formaron un buen Conjunto que tenía como base el cartel y la enorme simpatía de Bassini en todos los públicos.

Yo formé mi nuevo Conjunto con destacados elementos de nuestro medio entre quienes se encontraban los destacados Bandoneonístas Roque Doménico conocido cariñosamente como “Charito”, el gran amigo Julio Conti (hoy director de Orquesta) y mi actual primer Bandoneón Domingo Torres, luego tenía en Violines a Milo Schneider, Osvaldo Raúl Sotelo y Bonifacio Muñiz, en Contrabajo a mi hermano Julio, y al piano este amigo de ustedes, y como una interesante novedad presenté al destacado cantor Mario Garcés que ya era un valor impuesto en nuestro medio y a otro cantor novel Ricardo Rojas que se perfilaba como un vocalista de grandes condiciones… así debutamos en el mes de mayo de 1946 en nuestra reaparición por LT8.

Luego integró mi Orquesta como pianista mi hermano Domingo, el cual ha sido siempre un factor de éxito en mi Conjunto, pues aportó siempre su mejor entusiasmo y un buen gusto en las ejecuciones de sus solos.

Luego hay otro pasaje de mi vida que jamás olvidaré… fue cuando se organizó ese extraordinario baile con 15 Orquestas, en el Teatro Colón de nuestra ciudad, el día 24 de agosto de 1946, como despedida y homenaje a mi Orquesta Típica y mis cantores Mario Garcés y Ricardo Rojas con motivo de nuestra actuación en LR3 Radio Belgrano de Buenos Aires.

En esa noche de emoción incontenible, recibí la visita de miles de amigos, colegas, dirigentes de clubes, de las emisoras locales, artistas, músicos, en fin, fue la noche más emotiva de toda mi carrera, y para que negarlo, no pude contener alunas lágrimas cuando un gran amigo mío Bernardo Sanchez, presidente entonces del Británica F. B. Club, me entregó una Hermosa plaqueta de oro, recordatoria de ese homenaje en nombre de la Comisión Directiva y Asociados. Es un recuerdo que conservo con todo cariño y que tengo en el Hall de mi casa… entre muchas queridas fotografías de artistas amigos que engalanan ese rinconcito mío…

Sigo narrándoles mi vida, y ahora no puedo reprimir mi tristeza cuando les digo que fuimos a Buenos Aires… Debutamos en Radio Belgrano el 1º de septiembre… Aún conservo los horarios que me dieron…; actuamos ese día con unas ganas tan grandes de triunfar… que hasta el portero de Radio Belgrano nos felicitó al retirarnos… Gustamos… lo sé por boca de todos… La Orquesta, los cantores… en fin… estábamos bien afilados y respondimos todos por igual…

Me olvidaba decirles que en Buenos Aires se unió a nuestra Orquesta otro gran músico rosarino que estaba allí hacía poco tiempo, el gran Bandoneonista Julio Barbosa, y también un gran violinista rosarino que hacía tiempo estaba en aquella ciudad, José Amatraín.

Tocamos tres días justamente. Llegamos justo cuando estaba por estallar un gran conflicto gremial que llevaría a todo el mundo de la radio a paralizar sus actividades… Así fue. El 4 de septiembre se inició el paro y con ello se truncaron nuestras esperanzas… nuestros ensueños… y nuestro porvenir…

De nuevo en Rosario, me incorporé nuevamente a LT8… y procurando olvidar aquellos momentos culminantes de mi carrera, empecé de nuevo a templar mi espíritu… luché de nuevo… escribí nuevas canciones… Tuve nuevas satisfacciones cuando la gran cancionista Mercedes Simone me estrenó en Radio Belgrano mi tango “Cada Tango un recuerdo” que lleva versos de Lito Bayardo y en música la colaboración de mi hermano Domingo.

Y así llegamos a 1951… continué en LT8… me gustaba la casa… se presentaba la oportunidad de cambiar de onda… lo pensé… estuve un poco indeciso… lo volví a pensar… y me quedé… Llega el final del año… se aproximan los acontecimientos… hay otra vez posibilidades de cambiar de onda… entraríamos al año 1952 y era para definirse… ¿LT1… LT2… LT3…? o seguiría en LT8… Todos, lo digo de corazón, mis queridos lectores, todas las emisoras rosarinas son para mi un pedazo de mi vida misma… a todas las quiero por igual, porque en todas viví las emociones más grandes de mi carrera artística… Fue un minuto… sólo un minuto… no pensé mas… y aquí me tienen… 1952 en LT8… Muy conforme ahora que estamos terminando la actuación… este año hubo algunas “cositas” que se arreglaron y no pasó nada… En noviembre finaliza mi contrato con LT8.

Tengo muchos planes para el futuro. No puedo revelarlos porque antes quiero tenerlos en marcha… pero sí, les prometo a los amigos lectores de Fonoplatea, que la primicia será siempre para esta revista y su tan escuchada audición de los martes y viernes a las 16:05 hs. De mi actuación próxima en Radio Belgrano puedo anticipar a ustedes que este año ya no será posible, pero de acuerdo a lo conversado personalmente días pasados con el señor Jaime Más, Director artístico de la emisora, mi Conjunto actuará en la próxima temporada de 1953.

Hasta siempre, mis queridos lectores amigos, y a no olvidar que en Rosario hay grandes valores que necesitan vuestro más firme y decidido apoyo…!