• Jose O. Sala
  • diciembre 11, 2017

Bohemia Estudiantil

A principios de 1938, tres destacados miembros del diario “La Tribuna”, Miguel Capuano Di Pierre, Américo Restaino y Pedro Bruno, fueron a visitar a mi padre a una de sus actuaciones en la radioemisora. Querían presentarle un proyecto que hacía rato venían desarrollando y que, por fin, habían logrado concluir…

Según sus propias palabras, cuando papá me contó, le dijeron:
-Maestro… tenemos el argumento para una comedia musical…
Y entregándole el libreto continuaron:
-Creemos que es usted la persona indicada para realizar su musicalización…

Mi viejo contaba que vio tanta ilusión, tanto entusiasmo en los estos jóvenes, que a pesar de que se trataba de una difícil empresa, considerando que el exigente público rosarino daba poco apoyo a las obras locales, aceptó el compromiso y comenzó a trabajar.

Según contaba mi padre, dedicó muchas horas a la comedia, horas de sueño dedicadas a crear las composiciones musicales, muchos e interminables días al montaje, a los ensayos y puestas en escena… Además, había que colaborar en la preparación de los decorados adecuados, detalles de utilería…. La importante tarea de organizar la publicidad, que resultaría vital para la presentación de la obra que había que ajustar en un último esfuerzo con la colaboración de los amigos actores y actrices.

Así se hizo, con gran esfuerzo de todos, con el cariñoso apoyo de quienes participaron en la obra y con muchas esperanzas de éxito. Si. Y así nació la Comedia Musical Rosarina

”Bohemia Estudiantil”

Y llegó el momento del estreno…

Papi siempre recordaba alguno de los nombres de quienes lo acompanaron en este tremendo proyecto, Silvia Rubens, Silvia Ballesteros, Roberto De Negri, Amadeo de Fonso, Cesar Campos, Alberto Rivera, Ricardo Valdez, Ricardo Gómez, Pedro Bassini, Nobleza Cassini, Rosita Medrano, Miguel Angel Cárcamo y su gran amigo de siempre, Norberto Blesio, que en ese entonces era animador y se hacía llamar Tito Torres.

Lamentablemente, una vez más el público de Rosario demostró su indiferencia al gran esfuerzo que se había realizado. La prensa local dio un importante espaldarazo a la obra, elogiando su música, su argumento, la puesta en escena y la brillante actuación de sus intérpretes… Pera nada hizo cambiar la actitud del público que continuó ajeno a los comentarios de periódicos y otros medios locales.

-Fue un gran esfuerzo, es verdad. –Comentaba el Viejo. –No mío solamente, sinó de todos los que participamos en crear “Bohemia Estudiantil”… Todos pusimos nuestro granito de arena para hacer realidad este proyecto para nuestra querida Ciudad de Rosario…
-Y papi… yo me pregunto, valió la pena?….
-Si querido Cacho, claro que valió la pena!… Demostramos que en nuestro medio teníamos y tenemos valores de gran nivel, que pueden hacer obras importantes, escritores, músicos, compositores, vocalistas y actores…
-Es verdad papi… Claro que valió la pena hacerlo!…

0 Comments

Leave a comment

>